Consejo Pastoral de la Diversidad Sexual (Santiago de Chile): ¿Qué esperamos de la Conferencia y qué nos animó a participar?

Consejo Pastoral de la Diversidad Sexual, Santiago de Chile
.
Antes de responder a las preguntas que nos hicieron los organizadores de la conferencia Caminos del Amor, queremos contarles un poco acerca de nuestro país y sus tareas pendientes en cuanto a la integración. Venimos de una tierra, donde la discriminación frente al que es “diferente” es estructural. Lo podemos ver e identificar en relación a los pueblos indígenas, a los migrantes, (especialmente, los afro-descendientes), y de modo particular, a los/as empobrecidos/as social, cultural y económicamente.

En relación a la diversidad sexual, Chile ha experimentado una apertura considerable en los últimos años; parte de este proceso, se manifiesta en la espera de la aprobación por el Congreso de un proyecto de unión civil entre personas homosexuales (también entre personas heterosexuales) y de una ley sobre identidad de género. Actualmente, el Congreso sigue realizando su trabajo en medio de discusiones políticas y religiosas, sin reparar que no tenemos una regulación explícita en la materia, siguiendo por mientras a las personas transexuales vulnerables en el entramado social.

Con pesar, reconocemos que en nuestro país, en el transcurso de los años 2012 y 2013, dos jóvenes homosexuales fueron brutalmente golpeados, fruto de lo cual murieron. Eso, sin contar los casos que de hermanos y hermanas nuestras, que son brutalmente violentados y discriminados en razón de su orientación sexual o identidad de género y que lamentablemente no alcanzan a ser noticia ni aparecen en los titulares de los diarios.
En el ámbito eclesial, se percibe en general la misma homofobia que caracteriza la sociedad, a pesar que la Conferencia Episcopal chilena recientemente ha sido enérgica en condenar la homofobia como expresión de una actitud que no es coherente con el Evangelio ni con la persona de Jesucristo. No obstante, se ha opuesto a ambos proyectos de ley mencionados.

.
Nuestra historia.

La Pastoral de la Diversidad Sexual, en adelante PADIS, nació en la Comunidad de Vida Cristiana (CVX) de Santiago a fines del año 2010, como respuesta a la búsqueda de acompañamiento y acogida en la fe que experimentaron gays, lesbianas y bisexuales de diversas edades y procesos, algunos de ellos miembros de la misma Comunidad. Desde sus orígenes, hemos creído firmemente, que esto ha sido una respuesta fiel y coherente a la acción del Espíritu, así como a la Buena Nueva anunciada por Jesucristo.

Inicialmente, el grupo lo conformaron cerca de 20 personas, incluyendo a dos jesuitas, asesores eclesiásticos de CVX, quienes acompañaron el grupo. En ese entonces, la propuesta inicial fue reunirse tres veces, evaluar los frutos y desafíos de los encuentros y discernir juntos la posibilidad de continuar con la iniciativa el año siguiente. Entre todos, se confirmó la decisión de continuar, ampliar la convocatoria y sumar a una religiosa del Sagrado Corazón dentro del equipo de acompañantes.

Desde entonces, el grupo ha crecido; se han incorporado mujeres, y hoy, lo integran cerca de 80 personas gay, lesbianas y bisexuales, de distintas tradiciones espirituales de la Iglesia Católica. Ha ganado en visibilidad, especialmente, dentro de la CVX y es hoy parte de la comunidad mayor de CVX de Santiago de Chile.
Posteriormente, surgió la necesidad de diseñar un espacio similar para madres y padres de lesbianas, gays y bisexuales, concretando la iniciativa a mediados del año 2012. La intuición inicial fue similar a la que se experimentó en un principio en el grupo GLB: padres y madres también necesitan acompañarse, escucharse y caminar juntos en el proceso de reconocimiento de la orientación sexual de sus hijos e hijas.

Fruto de este proceso y de la progresiva visibilidad que hemos ido asumiendo dentro de nuestras familias, la Iglesia y la sociedad, discernimos como PADIS nuestra participación en un reportaje que fue publicado en una revista de circulación pública en Chile. La acogida fue muy positiva, tanto dentro de la Iglesia como entre la sociedad. Esto nos permitió darnos a conocer y abrir nuestras puertas a otros, ampliar nuestro círculo y llegar a lugares que jamás pensamos llegar. El reportaje está disponible en inglés también (1).

.
¿Quiénes somos y qué hacemos?

El grupo de Gays, Lesbianas y Bisexuales está conformado por hombres y mujeres de distintas edades y tradiciones espirituales, que optamos por mantenernos en la Iglesia y/o reencontrarnos con ella. Optamos, también, por vivir nuestra fe junto a otros y compartir nuestras vidas en un espacio de fraternidad, comunidad, oración y discernimiento. Hemos sido testigos del paso de Dios por nuestras vidas y de la Buena Nueva que otros han sabido reconocer en PADIS.
En la práctica, somos un grupo de acogida, de contención ante los desafíos de la vida y la discriminación en particular. Para compartir la fe en Jesús, nos reunimos dos veces al mes en un espacio de formación y oración grupal y personal, que nos permite ir creciendo juntos en la fe y compartiendo nuestras experiencias desde distintas dimensiones.

Dado que somos un grupo que congrega diversos carismas y particularidades, hemos dispuesto nuestros conocimientos y miradas para enriquecer el proceso de formación que diseñamos como itinerario. Nuestro camino lo realizamos por medio de ciclos de formación, sobre temas espirituales, eclesiológicos, y sociales. Potenciamos la reflexión personal y compartida, la vida espiritual, apostólica y comunitaria y la incidencia social, pues sentimos que ahí nos habla el Dios de la Vida. Movidos por el deseo de servir, queremos salir hacia fuera y compartir con otros la Buena Nueva de nuestro bautizo y pertenencia a la Iglesia.
Animados por nuestra condición de hijos e hijas de Dios, buscamos vivir nuestras vidas en fidelidad a los distintos llamados que Dios inspira en nuestras conciencias, atendiendo a las invitaciones que se nos hacen desde nuestras distintas realidades, y respondiendo generosamente a los desafíos que sentimos en nuestra Iglesia y en la sociedad.

El Grupo de Padres, lo integran padres y madres de gays y lesbianas, que de igual forma, sienten la necesidad de compartir sus experiencias como padres, acompañar a sus hijos e hijas y ser buena noticia para la Iglesia y nuestra sociedad. Es también un espacio de crecimiento en el respeto y aceptación incondicional de los hijos e hijas, motivados por el deseo de aportar a que la sociedad y la Iglesia avancen en el respeto e inclusión de las minorías sexuales.

La homosexualidad de los hijos e hijas impacta a las familias, así como impacta también a la misma Iglesia. Muchas veces no se sabe cómo acompañarlos, cómo conversar con ellos y tan poco entre los mismospadres. En algunos casos se ha experimentado la discriminación de los hijos e hijas en ámbitos eclesiales, y en consecuencia, se genera distanciamiento de la Iglesia, sintiendo como propios sus dolores, frustraciones y deseos de crecer y ser felices. Queremos acoger estas experiencias y abrir nuevos caminos de reconciliación, respeto y aceptación.
En la práctica, el grupo se reúne quincenalmente en un espacio de formación y acompañamiento, de las experiencias que como padres y madres de hijos e hijas homosexuales nos tocan vivir. Los encuentros han permitido aprender unos de otros y actualizar los conocimientos en torno a la homosexualidad, lo cual ha facilitado una comprensión más amplia y sana de la realidad que viven nuestros hijos e hijas.

Estamos esperanzados, a pesar de las dificultades que también encontramos en el camino, porque PADIS constituye un espacio en la “Iglesia oficial”, permitiendo así a muchos y muchas sentirse nuevamente miembros de la Iglesia católica y a empoderarse en su condición de Hijos e Hijas de Dios. Además, ambos grupos hemos podido iniciar un diálogo fecundo con los Obispos de la Conferencia Episcopal, compartiendo el deseo de que gays, lesbianas, bisexuales y transexuales sean aceptados y reconocidos por los Pastores. Estamos muy agradecidos con el apoyo que desde un inicio, hemos recibido de la CVX chilena.

.
¿Qué esperamos de la Conferencia y qué nos animó a participar?

Cuando supimos de la conferencia, miembros y acompañantes de la PADIS sentimos inmediatamente que debíamos participar; que una delegación nuestra debía viajar a Roma. Queremos compartir con otros nuestra corta pero intensa historia como PADIS, las gracias que hemos recibido y nuestra particularidad, cultural y social, como latinoamericanos.
Queremos compartir nuestra experiencia como laicos en la Iglesia, construyendo, dirigiendo, discerniendo e impulsando una pastoral dentro de un movimiento laical, en colaboración con sacerdotes, religiosos y religiosas.

Nos motiva aprender y conocer de otras experiencias. Nos alegra poder participar de las discusiones, escuchar, observar y tal vez, contribuir al proceso de reflexión sobre el mensaje que la Conferencia quiere entregar a los obispos reunidos en el Sínodo. Esperamos poder llevarnos a Chile conversaciones inspiradoras, vínculos de solidaridad, de esperanza y de fe que deseamos sean también, Buena Noticia para otros: personas LGBTI, sus familias, la Iglesia y la sociedad.

.
Consejo Pastoral de la Diversidad Sexual, Santiago de Chile

Email: pastoraldiversidadsexual@gmail.com

.
_______________

[1] El artículo se encuentra en este link: “La pastoral de la diversidad sexual”. En su versión en inglés, aquí: “The sexual diversity pastoral community”.

Advertisements